Cuánta inversión se ha hecho en los últimos años en la adaptación a la fibra óptica

NOTICIA PATROCINADA

0

La migración de ADSL a fibra óptica es cada día una realidad más patente. En solo un par de años el número de hogares con fibra se ha duplicado mientras que el ADSL ha ido bajando poco a poco. Con la fecha de 2020 en el horizonte como el último año en el que Telefónica dará servicio ADSL en las poblaciones de más de 1000 habitantes, lo que supone el 97% del país, la principal compañía telefónica ya ha afirmado que dejará de invertir en su red de ADSL. Eso sí, las polémicas con la CNMC hacen que no quede claro si el nivel de inversión se mantendrá durante los próximos años o finalmente el plazo tendrá que ser prorrogado.

Durante los últimos cuatro años Teléfonica ha invertido directamente en fibra óptica 7.500 millones de euros, llegando ya hasta 14 millones de hogares, lo que supone prácticamente la mitad de las previsiones. Otros operadores como Vodafone y Orange también están desplegando su propia red, aunque los niveles de inversión de estas compañías se encuentran bastante lejos de las de Telefónica, que es la única con capacidad operativa para llevar la red por todas las poblaciones mencionadas.

En el futuro se espera que la inversión siga creciendo y es que al menos 2.100 millones de euros se destinarán a la adaptación en los próximos años. Mientras, Ono y los otros operadores también irán aumentando sus líneas para poder hacer la competencia a Movistar que se establece como el principal proveedor de un futuro en el que seremos la primera potencia en fibra óptica de toda Europa y, posiblemente, de todo el mundo. Aun así, el alto coste de estas instalaciones y las dudas sobre su rentabilidad puede hacer que haya cambios en los próximos años y que no todo salga como se ha previsto por Telefónica y las autoridades españolas.

De momento, sin embargo, podemos ver en cualquier comparativa de ADSL y fibra óptica como las ofertas de esta última son cada vez más baratas. Se está buscando una migración lo más alta posible que también ayude a hacer frente a los enormes gastos de instalación. Y es que cada hogar conectado a la red puede llegar a costar entre 100 y 250 euros, por lo que se trata de una inversión con retorno muy a largo plazo.

Así, para conseguir más altas, los operadores más importantes están ofreciendo todo tipo de servicios adicionales muy atractivos como televisión de pago, servicios de almacenamiento online, suscripciones a canales online o a plataformas de música digital, etc. De lo efectivas que sean estas promociones puede que también dependa el futuro de la fibra óptica en España. De momento quedan cuatro años en los que hay que mantener las perspectivas de crecimiento y, a la vez, realizar uno de los procesos técnicos más complicados a los que se ha enfrentado nuestro país en las últimas décadas.

Dejar respuesta