El mundo Lego, hasta el 22 de enero, en Utebo

0

Pequeños, amarillos y con grandes ojos expresivos. Lego, una de las marcas de juegos de contrucción y sinónomo de imaginación infinita, llega a Utebo en todo su esplendor. Más de 50 coleccionistas privados llegados de toda España ponen a disposición del público utebero parte de sus piezas más emblemáticas.

Con ellas quieren dar vida a Alebriks! Utebo. Más de 250.000 piezas a descubrir y con las que se forman algunas de las escenas de ciencia ficción más conocidas del cine. Entre otros, en  ALEbricks! Utebo no podía faltar el universo Star Wars, que este año es un referente. Así, entre otras escenas de este universo, se recogerá la evolución en el diseño de las naves Star Wars que LEGO ha comercializado a lo largo de una década.

También otros personajes del mundo del comic que no podían faltar y que encuentran, en niños y mayores, a sus máximos fans.

La navidad o trenes infinitos son algunas de las escenas que completan esta exposición, que permanecerá abierta hasta el 22 de enero en el centro Mariano Mesonada.

La colección viene de la mano de la Asociación de aficionados a Lego Asociación ALE!, que una vez al año quiere sacar a la calle sus mejores piezas y difundir las cultura del juego imaginativo e inteligente “como siempre se ha hecho”, ha asegurado Miguel Pulido, uno de los organizadores de la cita.

Y es que, para ellos, el juego de Lego es una actividad única en la infancia de cualquier niño. “Jugar es la seña de identidad y nosotros mostramos este mundo a los pequeños, pero también a los adultos que, como nosotros, sueñan con hacer megaconstrucciones”, ha añadido.

Esta afición ha quedado latente también en la actividad organizada para el sábado 13 y que, en el momento de cierre de esta publicación, contaba con más de 50 niños y adultos inscritos.

A ellos, y a quienes se acerquen el resto de los días, se les ha encargado otra misión: localizar a Utebo en la exposición. Y es que se ha introducido una “pequeña trampa, un guiño a su población y que tendrán que descubrir quienes visiten la muestra”, ha añadido Pulido. Puede ser algo tan típico como un cachirulo, la torre mudéjar o unos tomates de la huerta.

De hecho, esta asociación es, al final, un grupo de amigos con una misma afición. “Para nosotros sentarnos, sacar todas nuestras figuritas y compartirlas con otros 50 es como si jugáramos como niños pero a lo bestia, pudiendo hacer escenas que jamás antes habríamos podido crear”, ha matizado.

Y es que esta cita, además de cultural, es un evento único también para sus organizadores y uno de los más esperados del año. Y el primero que se celebra fuera de una capital. “Hasta la fecha siempre hemos expuesto en Madrid y en su entorno pero también en Barcelona y en Burgos. Ésta, sin embargo, es la primera vez que recaen en Aragón. “Utebo nos pidió información, nos gustó mucho la forma de tratarnos y las instalaciones que nos ofrecían; si nos lo ponían tan fácil era imposible decir que no veníamos”,  ha concluido.

    

Dejar respuesta