Empiezan las obras de la pasarela de la Estación con un año de retraso

INFRAESTRUCTURAS

1

Las obras de construcción de la pasarela de la Estación, que unirá el camino del mismo nombre con la calle Los Prados, ya han empezado. Con casi un año de retraso, una de las obras más polémicas y demandadas por los vecinos empieza a dar señales de vida y debería estar concluida antes del 30 de noviembre si no se quiere perder la subvención de 230.000 euros otorgada por la Diputación Provincial en 2013.

Durante este tiempo, la empresa Proviser Ibérica, adjudicataria de la obra, deberá levantar una plataforma que cruce el parque de Los Prados así como las vías ferroviarias, instalar rampas y escaleras de acceso y ascensores que faciliten la movilidad.

Los trabajos, con un plazo máximo de 7 semanas de ejecución, costarán más de 300.000 euros. Una cantidad que, de no cumplirse los plazos, no se abonará a la empresa ejecutora si el retraso es culpa suya, según pliegos publicados por la propia DPZ.

El proyecto, que ha confrontado a vecinos del camino de Monzalbarba con el Consistorio, ve la luz con un año de retraso, después de que se tratara el proyecto en el pleno de octubre de 2013. Desde entonces, han sido varios los inconvenientes que han frenado su ejecución. Entre otros, cabe señalar el retraso a la hora de recibir los permisos de ADIF para que se construya por encima de sus vías férreas, la ausencia de empresas interesadas en concurrir al concurso y más con el precio de salida y la reforma del proyecto ante pequeños errores en temas como la cimentación o las arquetas.

De hecho, el proyecto inicial contaba con un precio de licitación de 206.011 euros, que tuvo que aumentarse ante la manifestación de algunas empresas constructoras de lo bajo del presupuesto.

Ahora, y con todo en regla, el día 17 de septiembre fue adjudicado el contrato que deberán trabajar con premura.

Por su parte, durante el último pleno el alcalde, Miguel Dalmau, ya señaló que “estará en tiempo y forma” y alegó a los “pequeños contratiempos”, entre ellos la falta de empresas interesadas, el retraso en la ejecución de un proyecto que permitirá a cientos de vecinos poder cruzar al otro lado del pueblo sin necesidad de coger el coche.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta