“Éste es un disco de jota que suena a la orquesta de Frank Sinatra”

CARMEN PARÍS

0

Carmen París habla de su cuarto y último disco, grabado en Estados Unidos y producido por ella misma
Cuarto disco, nuevas fusiones y el sabor más castizo en inglés.

¿Qué hay de Carmen París en este disco?

Absolutamente todo. Este disco es el resultado de mi vida, de cuando empecé en la rondalla, en misa y en el bar París. Ahí fue cuando empecé a hablar en inglés con los americanos, entre chatos de vino. También donde empecé con la jota, que escuchaba a diario de la mano de El Zagal de Utebo. Aun recuerdo cómo se reía al escucharnos cantar la jota en inglés. Bueno, en wachiwachi que le llamaba él…

Lo ha definido como el disco que siempre quiso hacer. ¿Por qué?

Porque éste es un disco Juan Palomo. Antes, con Warner, no podía introducir mucho jazz porque trabajaba en una línea comercial. Ahora, que la financiación es propia, hago lo que me da la gana.

¿Cómo se consigue una jota a la americana?

Contando las cosas que dice la jota sin pegarle una patada al inglés. Hay frases, como el pican pican los mosquitos, que no se puede traducir pero el resto, si tenía sentido, lo traducía.
La aceptación, por lo que dice, ha sido buena…

Muy buena. Los americanos han disfrutado porque, además de llegarles la música, han entendido la letra. Entender la gracia española les hizo reírse a carcajadas.

¿Y en España?¿Triunfa también la jota en inglés?

Eso espero (risas). La gente que me ha abordado por la calle dice que le encanta. Y eso es bueno. Nosotros hemos mantenido el ritmo clásico de la jota, siempre ritmos relacionados con el tres. Pero, lo que más les impacta es que, cuando lo escuchan, y aunque siguen identificando el ritmo tradicional , les suena a la orquesta de Frank Sinatra.

Es una jota de alta altura…

Pues si. He pasado de ir sola al piano a actuar con un pedazo de banda. Quizás por eso estoy más que convencida de que es mi padre quien está protegiendo el proyecto desde allá arriba. Él era un enamorado de la orquesta de Glenn Miller y de Louis Armstrong y en casa siempre teníamos discos de estas orquestas. Éste es un homenaje a esa época, el de las grandes orquestas.
Hablando de homenajes, ¿a quién le queda por rendir tributo?

A muchos. En nada grabaré con María Dolores Pradera. Pero también tengo ganas de cantar con Carminho, Dulce Pontes o con Rachel Ferrel.

¿Alguna de esas actuaciones le llevará de vuelta a Utebo?

Si me llaman, claro. Con este proyecto es más difícil porque tengo que llevar muchos músicos, pero estoy pensando en cómo adaptarlo.

Dejar respuesta