“La casa de los dioses de alabastro es un homenaje al esplendor cultural de Zaragoza que hemos olvidado”

MAGDALENA LASALA

0
La escritora Magdalena Lasala ha conversado con OCTAVA DIGITAL para los vecinos de Utebo
La escritora Magdalena Lasala ha conversado con OCTAVA DIGITAL para los vecinos de Utebo

[quote_box_center]De temprana vocación literaria y vinculada al Teatro desde su juventud, abandonó la carrera de Derecho para cursar formación en Arte Dramático, Canto y Música, Ciencias de la Información y Psicología Humanística, entre otras disciplinas y experiencias autodidactas que volcará como finalidad primordial en la escritura. Cuenta con una extensa producción literaria que abarca todos los géneros, premiada con el reconocimiento de los lectores y la crítica. Es novelista indispensable en el panorama español de Narrativa Histórica y uno de sus valores más firmes, que ha consolidado una carrera literaria de calidad con repercusión internacional sin abandonar su producción lírica, que la consolida como uno de los valores más firmes de la Poesía contemporáne. [/quote_box_center]

Escuchar a Magdalena Lasala hablar sobre cultura y artes es un auténtico placer. Esta zaragozana, con más de 40 obras publicadas, es una apasionada de su profesión, siempre ligada a Zaragoza y a la riqueza de Al-Andalus, sus grandes pasiones. Ahora, en plena promoción de su última obra ‘La casa de los dioses de alabastro’, hace una defensa férrea de la historia de la Corona de Aragón y de su brillantez cultural. La misma que, dice, hemos olvidado los aragoneses

Con más de 40 obras y quince de ellas de novela histórica, cuenta con un palmarés en materia de publicaciones envidiable. ¿Es quizás la historia lo que más le atrapa?

Me encanta la Historia. De hecho, soy especialista en la Edad de Oro de Al- Andalus y tengo siete obras inspiradas en aquella época. No obstante, me gusta cambiar y por eso cuento también con varias en torno a los siglos X y XI y en el Renacimiento. La Casa de los Dioses de Alabastro es una vuelta a esa época de brillantez de la Corona de Aragón, mirando a Europa, que tanto me gusta.
Precisamente, en su última obra habla de la familia Zaporta, desconocida para gran parte de la sociedad zaragozana ¿Qué le empuja a escribir sobre personajes, a veces, tan desconocidos?

La novela histórica me permite elegir los motivos más por vocación personal que por otras cosas. Tengo conocimientos en Psicología y eso me permite también conocer y adentrarme en la perspectiva personal del personaje, situarlo en su contexto y poder escribir en función de él. Es preciso contextualizar bien para conocer al personaje que es lo que a mi me gusta.

En el caso de los personajes de esta obra, estoy enamorada de su historia personal desde que entré a trabajar en la oficina de Ibercaja situada en el solar de la casa Zaporta. Era enigmático, porque se trató del primer banquero de la Corona de Aragón y que mandó construir una casa palaciega de tres plantas y de enorme riqueza en homenaje a su esposa. Me gustó que fuera, en aquella época, el buque insignia del esplendor de la ciudad.

Esa relación de admiración también está muy vinculada a la que siente por el patio de la Infanta…

Si, claro. El patio de la Infanta es el original de la casa Zaporta, una auténtica joya. Es necesario conocerlo y estar un tiempo admirándolo para poder transportarte a 1549, cuando se construye, y dejarte llevar por las sensaciones que desprende. Cuando en 1981 trajeron el Patio a la sede central de Ibercaja y pude contemplarlo, sentí que necesitaba reproducir esa historia íntima que he vivido en torno a esas columnas de alabastro. pero sin dejar de reflejar también el momento de esa Zaragoza renacentista.

Magdalena Lasala, en el Patio de la Infanta que tanto admira
Magdalena Lasala, en el Patio de la Infanta que tanto admira
En su libro lo que prima es el amor…

El libro refleja muchas historias de amor, pero también mi propia historia de amor. Mi amor por el propio patio de la Infanta. Es cierto que hay muchas historias entre amantes y el amor a la cultura, al futuro…una vivencia apasionada también ante conceptos dignos de ser amados.

La obra también pretende servir para recuperar esa parte de memoria que  se nos había arrebatado. Cuando se le corta la cabeza la Justicia se le corta al pueblo su memoria. Hasta la fecha  hemos estado anclados en la guerra de Independencia, que fue muy importante, pero fue un caso de heroísmo en una ciudad desolada. El heroísmo del que muere lo respeto pero quería recuperar el heroísmo del esplendor de la ciudad, poner los puntos sobre las ies de la historia ante tergiversaciones. La historia no se puede falsear, es la que es. Zaragoza ha sido grande y creo que tiene que ser recordada en sus años de esplendor. Ella y la Corona de Aragón, decir qué es lo que fue.

Defiende mucho la belleza e importancia de Zaragoza como capital del Reino en sus obras y en su trabajo diario. ¿Qué opina sobre la situación actual?

La Zaragoza actual creo que está en vías de recuperar la memoria poco a poco. Nos falta siempre autoestima pero porque desde el siglo XVI en Aragón se ha atacado la brillantez cultural de esta tierra.  Son demasiados años de desprecio y al final la ciudad cree que no es una ciudad bella. Nos toca darle  la vuelta y recuperar la verdad de lo que esa Zaragoza fue. En la medida en la que se va recuperando la autoestima recupera ese brillo el ciudadano.

¿Esta recuperación se hace a la velocidad deseada?

Me da la impresión de que no hay mucho interés en que haya una evolución intelectual del ciudadano. Los hará más críticos y responsables y a veces creo que no quieren hacer a las personas más libres para que se vuelvan y te critiquen. Yo la cultura la entiendo como libertad y como posibilidad de elegir. En eso trabajo, en eso creo y en eso baso toda mi vocación de trabajar por la cultura. Llevo mal cuando veo privan al individuo de esa posibilidad de enriquecimiento a todos los niveles como es acceder a la cultura.

En esa difusión de la cultura, accede este viernes a un encuentro con lectores en la biblioteca de Utebo. ¿Qué espera de ello? 

Hace muchos años que participo y a principio me parecía fascinante cómo los lectores estaban ávidos de ponerte carne, pelo y voz y cómo era ese hecho lo que verdaderamente cerraba el ciclo de su propia lectura. Me gusta ver cómo desgranan al personaje en sus preguntas. Para mi es enriquecedor también porque escribes para alguien y ese alguien se materializa en frente nuestro.

¿Presentará en Utebo algún nuevo proyecto? 

Estoy trabajando ya en una nueva novela, con tranquilidad.  Llevo este año trabajando con la propia historia y estoy ya en fase de  escritura pero no podré contar nada hasta enero.

Dejar respuesta