Hasta 3.000 raciones de rancho para degustar en un barrio que crece con sus fiestas

0

700 kilos de patata, 210 de carne, 100 de cebollas, 70 litros de caldo de pollo, 40 de crema de verduras… Esas son las cantidades que enumeraban la cerca de una veintena de cocineros que este domingo permanecían pelando patatas y cocinando a fuego lento las cerca de 3.000 raciones de rancho que se repartieron en la comida de hermandad.

Más de cuatro horas para preparar una comida que cada año es más multitudinaria y a la que acuden no sólo vecinos del barrio, sino también amigos y simpatizantes de Utebo y de Casetas. Lo hacen cargados de sus propios platos, para comerlo a la sombra en un día que se agradecía comer fuera, especialmente por la ligera brisa que soplaba, o en casa, comiéndola en familia y con buena compañía.

Tras esto, como siempre, concurso de limpieza de la cacerola. Y es que la esencia de esta comida es la colaboración entre todos los voluntarios dentro del día grande de las fiestas. Esta actividad, la más multitudinaria, cerraba una mañana dedicada  San Juan y que sólo pudo acabar con las mejores jotas y fuegos artificiales

 

Dejar respuesta