Pasan los años y la carrera popular Utebo Malpica sigue cautivando a corredores de todo Aragón. Prueba de ello son los más de 900 participantes que este domingo se han enfundado las zapatillas y han salido a  correr por las calles del barrio, casi 200 más que los que lo hicieron en la anterior edición. Ni el frío característico de estas fechas, que este año ha dado tregua a la organización, ni la coincidencia en el tiempo con otras dos carreras ha mermado el interés que la prueba utebera, organizada por el Club Atletismo Utebo, provoca.

El motivo del éxito de la prueba, según su presidente, está claro: “La fiebre del running es la culpable”. Así explica él que la prueba popular haya conseguido atraer a todo tipo de personas. “Han venido a correrla familias enteras y eso antes era mucho más difícil de ver hace unos años”, ha añadido.

Y es que la prueba popular de Malpica debe su encanto a dos aspectos fundamentales. El primero es su carácter abierto, que permite a todo el mundo correr independientemente de su nivel y condición. Y, por otro, el carácter oficial que presenta para quienes compiten por mejorar puestos en Aragón y encuentran en ésta una prueba final de cara al 2016.

Entre ellos, los corredores del club, que han puesto un gran esfuerzo por sacar adelante la misma y alcanzar podio. Frente a clubes de importancia en Aragón, como Scorpio o Tauste, los del Club Atletismo Utebo han sabido sacar medalla en gran parte de las categorías y prepararse el terreno para las pruebas venideras, más cercanas al punto medio de la competición

POR LA IGUALDAD

Sin duda, el tercer aliciente para acercarse hasta Malpica este domingo era la celebración  de  la carrera por la Igualdad, que se celebraba tras las pruebas oficiales y en cuya organización colaboraba también el área de Acción Social del Ayuntamiento de Utebo. Más de 600 corredores, en su mayoría mujeres, y ataviados con las camisetas conmemorativas, recorrieron los más de 1.700 metros del recorrido principal para defender la paridad entre hombres y mujeres y mostrar su repulsa contra las agresiones machistas, con especial atención a las de las últimas semanas y que han marcado noviembre como un mes para olvidar.

La carrera también tenía como misión conseguir alimentos y productos de limpieza para el Fondo de alimentos. Un kilo de productos por cada inscrito, en el que no faltaron pasta, desayunos y legumbres cerraron una jornada deportiva ya fija en el calendario.

Cabe recordar que en la ejecución de la prueba participaron activamente los voluntarios del club, agentes de la Policía Local y voluntarios de Protección Civil así como de Cruz Roja a quienes el club agradeció su colaboración.

Dejar respuesta