“Para mejorar nuestra autoestima, hay que hacer cosas sin esperar a que los demás lo hagan”

CARLA ROMÁN

0

[quote_box_center]Psicóloga infantojuvenil y de adultos, siempre con una sonrisa, como casi todos los uteberos se conoce de memoria la N-232. Desarrolla su profesión como psicóloga y codirectora del gabinete profesional Dinamys, en Zaragoza, y en el Programa de Intervención Familiar de los Servicios Sociales, en Utebo, donde interviene con familias y menores en riesgo. Gracias a su blog podemos conocer sus últimos éxitos y reflexiones [/quote_box_center]

Invitada por la Asociación de Discapacitados de Utebo (ADUT), la psicóloga Carla Román ha impartido una charla sobre “cómo aumentar nuestra autoestima”. Su trayectoria profesional y su sonrisa demuestran que sabe de lo que habla cuando se trata de sentirse bien con uno mismo.

El título de la charla es “Cómo aumentar nuestra autoestima”. ¿Es una cuestión de calidad o de cantidad?

Yo creo que es más de calidad. Siempre digo que es como una planta que hay que empezar a regar desde que se es pequeño. Entonces necesitamos a nuestros padres para regarla, y a partir de ese aprendizaje es cuando uno ya empieza a construir los pilares, las raíces. Conforme se va creciendo, según las experiencias y habilidades, esa planta va a más o se marchita un poco, pero no importa. La autoestima es una planta que siempre puede revivir, nunca muere del todo.

Sigamos con la metáfora… ¿cuál es la calidad de las plantas en la sociedad de hoy? ¿Nos falta agua?

Ha habido una larga temporada en la que se ha adorado demasiado la imagen exterior, la superficialidad. Esto ha acabado dañándonos. Pero sí que he visto que en los últimos dos años hemos empezado a cuidar el interior de las personas. Nos dedicamos más tiempo a nosotros y a nuestras familias.

¿En qué se nota esa falta de autoestima? 

La autoestima es cómo valoras tú cuánto te quieres a ti mismo. Si uno no se cuida, si uno no se quiere, es muy difícil que las relaciones sociales vayan bien. Sin autoestima te sientes inseguro, sientes que haces las cosas peor que los demás, te comparas con el resto en sentido negativo y tienes creencias distorsionadas sobre el resto de las personas. Piensas que te van a atacar, te sientes en el borde del acantilado y te cuestionas continuamente. No te permite tener iniciativa, tener nuevos proyectos, arriesgarte, caerte cada vez que te levantas y tener la certeza de que de todo se puede aprender.

[pull_quote_center]nos podemos equivocar, no nacemos sabiéndolo todo[/pull_quote_center]

Llegados a este punto de la entrevista… ¿Cómo podemos mejorar? 

Es importante, para empezar, conocerse. El primero de los pilares básicos es el conocimiento de las limitaciones que uno tiene, pero también de las virtudes. Hay que explotar y potenciar al máximo nuestras virtudes. ¿Tienes mucha creatividad? Trabájala. ¿Se te da bien la música? Siéntete realizado con ella. Y en cuanto a las limitaciones, debemos ir mejorándolas. No tenemos que ser perfectos en todo, hay que aprender a ser flexibles. Una cosa que sube mucho la autoestima es la risa, el relacionarte con gente que te aporta sentido del humor y flexibilidad es muy importante, para escapar de este mundo que nos exige hacerlo todo bien. Pero oye, nos podemos equivocar, no nacemos sabiéndolo todo.

Y en el día a día, ¿qué acciones podemos realizar para querernos un poquito más? 

Por ejemplo, está muy bien levantarse por la mañana y decir: “Hoy voy a tener un buen día”. Siempre recomiendo que, por la noche, hagamos un análisis de las cosas que hemos hecho durante el día, pero solamente fijándonos en lo que ha ido bien o en lo que consideremos que nos hemos esforzado. Hacer una lista de cosas buenas que han pasado en el día y cosas que he conseguido por mí mismo. Que cada día nos planteemos hacer cosas por uno mismo, sin esperar a que los demás lo hagan. Hacer deporte también ayuda. Soltamos endorfinas, las hormonas del placer, y automáticamente nos valoramos más porque hemos logrado algo que tal vez no esperábamos conseguir.

¿Hay relación entre la autoestima y la condición física? 

Hay relación entre cuerpo y autoestima, pero no tanto por una relación física, sino por el bienestar biológico que produce hacer deporte.

¿Cómo podemos ayudar nosotros a que los demás tengan alta la autoestima? 

Es fundamental valorar el esfuerzo, reconocer cuando algo se ha hecho bien. Estamos muy acostumbrados a criticar, eso se nos da súper bien. Pero no es tan frecuente el decir “¡qué bien lo has hecho!” o el dar las gracias. Es muy importante que digamos a los niños que, sí, se han caído, pero que seguro que la próxima vez lo van a hacer bien. El refuerzo es muy positivo.

¿Cómo de delgada es la línea entre animar a alguien y ser sinceros? 

No hace falta dorar la píldora excesivamente… si a ti algo no te parece bien, no tienes por qué decir que sí. Hay que ser sincero con uno mismo. Ahora bien, si ves que a alguien le está costando mucho hacer algo, no hace falta decírselo así de claro. No reflejes lo que está pasando, esfuérzate por solucionarlo. Entre todos, la comunidad puede contribuir a que seamos más eficaces y a evitar que los demás no se sientan personas fracasadas, sino personas con posibilidades.

¿Cuál es la relación entre la discapacidad y la autoestima? 

Muy alta, pero no de forma exclusiva con la discapacidad, sino con la personalidad. La discapacidad de una persona no es sólo una silla de ruedas o un bastón. ¿Qué hay del carácter, la genética, los padres…? Si tú naces con una discapacidad y desde pequeñito tu familia sólo se ha referido a ti por tu discapacidad, posiblemente tengas más probabilidades de tener complejos que de ser una persona independiente, realizada… Es muy valioso que potenciemos lo que esas personas pueden hacer para que vean que la discapacidad no lo es todo: “Esto hoy no lo has conseguido, vamos a ver sí podemos mañana”. Siempre con vistas a futuro.

Dejar respuesta