Sobre ruedas desde 1985

DESDE 1985

0

Ni un solo nombre. Nadie, o casi nadie, sabría decir cómo se llama el campeón del mundo de patinaje artístico sobre ruedas. Es una modalidad deportiva inexistente para la mayoría de los medios de comunicación y, por extensión, para gran parte de la población.  Una realidad contra la que luchan, día a día, 126 deportistas en Utebo.
Son los miembros del Club Patín Utebo, creado en 1985 y uno de los mayores referentes en el panorama aragonés. Su constancia en el entrenamiento ha sido la clave para conseguir que el 70% de los aragoneses que representan a la comunidad en los campeonatos de España sean de Utebo. La misma perseverancia que ha permitido que, desde hace varios años, sean además los mejores de Aragón.
Patin 4Y es que pocos deportes reflejan tan a la perfección la filosofía de la vida como el patinaje artístico.   Caer, levantarse y volver a intentarlo.  Su carácter técnico y la necesidad de alcanzar la perfección hacen de este deporte uno de los más sacrificados.
Una cultura que intentan transmitir a sus deportistas, tanto de escuela como de competición. “Es un deporte muy técnico y si no lo repites no lo consigues. Te caes, te levantas y lo vuelves a intentar; es una lección que aprenden todos los niños y que, cuando salen a la calle, les ayuda a afrontar sus problemas de otra forma”, señala Albert Palau, director deportivo del club y uno de los pocos patinadores que pueden vivir de este deporte en España.
Gracias a su dirección y acompañado siempre del equipo técnico y de la junta, han conseguido grandes logros. Entre otros, además de varios campeonatos de Aragón, cuentan en su palmarés con campeonatos de España y participaciones con éxito en Europa. Italia, Francia, Portugal o Alemania son solo algunos de los países que han podido disfrutar del arte de estos deportistas uteberos.
No hay que olvidar que el patinaje es arte. La presencia de la música y el baile hacen de este deporte un atractivo irresistible para muchos niños. La armonía entre deslizarse y moverse al ritmo de la música atrapa, especialmente, a las chicas. “Para ellas es una ilusión estrenar mallot, coreografía, las exhibiciones grupales… es un deporte que les divierte”, insiste Palau.
Unas claves, baile y deporte, que encandilan a las féminas pero que también arrastran, aunque en menor medida,  a los hombres. Desde el club lamentan que el volumen de chicos no alcance los 15 deportistas aunque reconocen que, al que prueba los patines, se queda.
“En Utebo hay mucha oferta para chicos y está más dividido aunque si un niño prueba los patines suele quedarse hasta el final”, matiza Palau.
Ejemplo de ello han sido los grandes títulos que se han conseguido por patinadores masculinos de Utebo, en la época en la que las cifras estaban menos alejadas entre si. “En esa época conseguimos varios títulos masculinos, entre ellos con los hermanos Feringán o Adrián García” . “Hemos tenido grandes patinadores que han dejado los patines en la universidad y ahora han vuelto porque lo echaban de menos”, matiza. No descartan llevar a cabo acciones para captar nuevos patinadores, especialmente chicos.
Aspiran, incluso, a superar el número de patinadores. Crecimiento que es una realidad desde que se creara la escuela hace ya unos años y que aporta nuevas fichas al inicio de temporada casi sin hacer campaña de captación.
Sin ir más lejos, este año se han sumado al club 20 nuevos patinadores a pesar de ser un año complicado. Las obras en el pabellón Las Fuentes dejaron a sus patinadores sin lugar donde entrenar. Los miembros del equipo de competición tuvieron que desplazarse fuera del municipio y los de escuela han entrenado en la calle todos los días.
A pesar de ello siguen trabajando en mantener el buen nivel que les caracteriza como club.  Objetivos no les faltan. Tantos como patinadores. La meta, eso si, es común.

“Queremos que estén satisfechos con su trabajo; que se diviertan y que vengan con las ganas de aprender un salto nuevo cada día”, concluye Palau. Si, además de eso, el resultado es bueno la celebración está asegurada.

Dejar respuesta