Utebo, capital de Datchball

MÁS DE UN CENTENAR DE NIÑOS SON DE UTEBO

0

Utebo ha vuelto a convertirse, este fin de semana, en capital del Datchball. Más de 350 niños y cincuenta adultos se han dado cita en  el municipio para participar en el torneo, de ámbito aragonés, de esta modalidad. El deporte, uno de los más inclusivos que se practican en los colegios aragoneses, ha demostrado estar cada vez más de moda entre los escolares uteberos.

Más de un centenar de los participantes procedían de alguno de los cuatro  centros escolares del municipio y también de los institutos, que competían en las categorías benjamín, alevín, junior y absoluto, en el que se encontraban los adultos que, siguiendo los pasos de los más pequeños, se han contagiado de la gracia de este deporte.

Durante más de cinco horas, el Palacio de Deportes del municipio ha sido testigo de lanzamientos de balones de pista a pista y de una sana competición en el que se intenta, ante todo, favorecer la integración de niños con discapacidad y promover el deporte por igual entre ambos sexos. “Los equipos son mixtos e integradores, para que nadie se quede fuera de la competición”, ha señalado el creador de la modalidad, Roberto Navarro.

En él, además de incentivar la competitividad, se intenta elevar la creatividad. “Para favorecer el sentimiento de equipo, además de los partidos, les invitamos a crear su propio logo y premiamos al más original”, ha añadido. Así, se podía ver varios alusivos a series de televisión o a personajes fantásticos.

La cita es una de las tres competiciones que se celebran a lo largo del año en este deporte. La próxima, en junio, será el campeonato del mundo y congregará a equipos de otros puntos de España. Mientras tanto, continuarán las competiciones escolares entre equipos del propio municipio.

El Datchball nació en Brea de Aragón como modalidad deportiva para niños de primaria. Su creador, Roberto Navarro, fue quien trasladó esta forma de juego al colegio Parque Europa de Utebo, donde hoy es profesor de Educación Física y donde creó el primer club de Datchball. Ahora, dentro de la escuela, esta modalidad deportiva similar a balón prisionero está presente en más de seis centros escolares aragoneses, entre ellos Barbastro o Huesca, y en otras ciudades españolas como Valladolid.

Dejar respuesta