Vecinos de Camino de la Estación reclaman más servicios

DEMANDA CIUDADANA

0
La pasarela que les une con Los Prados, gran demanda ciudadana, sigue cerrada

La construcción de la pasarela de camino de la Estación ha vuelto a poner sobre el mapa el entorno de Camino de la Estación, donde viven más de medio millar de familias. A caballo entre  los inicios más industriales de Utebo y su emplazamiento ferroviario y las urbanizaciones creadas en la última década en gran parte a raíz de la explosión urbanística, son varias voces las que reclaman una mejora en los servicios municipales para la zona, que representa más del 12% por ciento de la población del municipio.

Falta de limpieza, malas comunicaciones e incluso aceras sin construir son solo algunas de las reclamaciones que elevan los vecinos de la zona y que, incluso, han llegado a solicitar por escrito ante el propio Consistorio. “Estamos totalmente olvidados aunque paguemos los mismos impuestos que el resto”, ha señalado Ramon Jauregui, presidente de una de las comunidades de vecinos de esa misma vía.

Los vecinos aseguran que es habitual encontrar restos de basura en la zona
Los vecinos aseguran que es habitual encontrar restos de basura en la zona

Él forma parte del grupo de vecinos más críticos de la zona y que ha elevado sus reclamaciones al Ayuntamiento. Su último triunfo, aseguran, ha sido que les pusieran luz en las calles. “Hasta ocho años hemos tardado en conseguirlo”, ha indicado Jauregui. Y es que la situación judicial de uno de los tramos de esta calle es la razón que se ha esgrimido este tiempo para frenar las inversiones en la zona. “Estuvimos hace unos meses reunidos con el alcalde y le planteamos las quejas, que están más que fundamentadas, y gracias a eso conseguimos al menos que nos pusieran unos focos porque pasear por aquí era un peligro”.

LA PASARELA SIGUE CERRADA
Una de las reclamaciones más insistentes para ellos era contar con una vía de acceso directo al otro lado de las vías y hoy, con la pasarela construida y finalizada en diciembre, sigue sin estar abierta al público.

“Y es mejor que no la abran, al menos como está ahora”, ha insistido otro vecino.  La proximidad a la calzada, la ausencia de un paso elevado y de una acera más amplia hacen sospechar a los vecinos sobre la seguridad de la misma. “Yo no me fiaría de dejar a mis hijas que fueran solas al colegio porque los coches no les van a ver cuando salgan del ascensor y mucho menos van a frenar; nadie respeta los 30 kilómetros por hora en esta calle”, ha sentenciado.

La falta de urbanización de las calles, fruto de procesos judiciales anteriores con una constructora, son otro de los quebraderos de cabeza que presentan los vecinos de la zona. “Se supone que las obras ya han acabado

Jauregui ha llevado las quejas ante el Ayuntamiento en más de una ocasión
Jauregui ha llevado las quejas ante el Ayuntamiento en más de una ocasión

y, sin embargo, sigue habiendo un montón de piedras de gran tamaño acumuladas en los jardines y en las aceras que han dejado los obreros; ¿por qué no las quitan?”,  se pregunta Silvia Rodriguez, quien lleva viviendo más de dos décadas en esa calle.  “Ésta podría ser una de las zonas más bonitas para pasear de todo Utebo y, sin embargo, lo tenemos lleno de porquería”, ha añadido Evelio Martinez, vecino de la zona.

La falta de limpieza y, sobre todo, de recogida de los contenedores está generando problemas entre los vecinos, que aseguran haber visto ratas en el entorno. “Me gusta vivir aquí por la tranquilidad pero en más de una ocasión tenemos que taparnos la cara con la bufanda para evitar el mal olor”, señaló Vanesa Cebollada. “Estuve a punto de mudarme a Zaragoza pero decidí que aquí vivo mejor, aunque eso no quita para que tienen muchas cosas que arreglar”, añadió.

Los columpios del área infantil  “que están destrozados” o la cantidad de excrementos que hay en la calle son algunas de las  tareas que quedan pendientes.

También la cobertura. “Las propias empresas de telefonía nos han dicho que no van a ampliar su servicio porque no somos zona de interés pero en casi ninguna casa tenemos cobertura y, a veces, ni internet”.

“El resto del pueblo tendrá unas carencias pero desde luego no son comparables a las que tenemos nosotros; con suerte ahora en elecciones se acuerden de nosotros y nos las solucionen”, concluye Jauregui.

Dejar respuesta