Y el equipo despertó

0

65-70. En diez minutos se le da la vuelta a un partido. Tiros certeros, buena defensa y la cabeza fría fueron la receta de una victoria que se hizo esperar

(65-70) Costó y mucho ver ganar al CB Juventud Utebo.  Marianistas no es un campo fácil para nadie y menos cuando el equipo está dormido. Mucha tensión desde el primer momento y jugadas que no acababan de salir frente a un equipo que parecía tener un pacto con el aro.  Dormidos y con el marcador siempre en contra, los jugadores de Javier Francés no conseguían despertar de su letargo que se estaba haciendo demasiado largo.

Ni empezar marcando les sirvió para mantener el dominio frente a un equipo que no dejó de aprovechar los fallos en defensa para buscar el contacto y meter los libres. Las cinco de equipo en el primer cuarto ya hacían presagiar cómo sería el resto del encuentro. Con unos parciales de  20-18 y 14-8, no había muchas esperanzas de conseguir la victoria. Hasta el tercer tiempo, que se convirtió en la pesadilla de los negros. Con una diferencia de siete puntos, (14-21), los de Francés se pusieron a uno en el marcador. Tensión y el ambiente algo más caldeado que supieron aprovechar al máximo. Los de Marianistas sufrían porque veían peligrar el partido ante un equipo que, por fin, mostró lo que sabe hacer.

Tiros certeros, ataques con fuerza, la inestimable dirección de Poza y la muñeca de Cuadra hicieron el resto. De ahí a la victoria solo había un paso si se controlaban las faltas. Difícil ante un equipo que no dejaba de intentar penetrar y que arrancaba rebotes casi imposibles pero al que los nervios les jugaron una mala pasada. La fuerza en defensa de los azulones les hizo perder balones y agilizó el partido de cara al último cuarto, dominado 100% por los de Francés.



CB Juventud Utebo sigue con el mismo planteamiento defensivo que les ha dado resultado en el tercer cuarto, y con mucho sacrificio consiguen una pequeña renta de 5 puntos. Ni la remontada final de Marianistas a falta de menos de dos minutos desalienta al equipo, que mantiene su dura defensa y el tiro certero para asegurar una victoria sufrida. Marianistas, sin poder remediarlo, vio cómo se le escapaba de sus manos un partido que dominaron en todo momento. Miento. Hasta que Utebo decidió despertar.Parciales: (20-18) (14-8) (14-21) (17-23)ESTADÍSTICAS

Dejar respuesta